Raboñudos

Bienvenidos raboñudos del mundo entero a este blog!!!

jueves, 13 de abril de 2017

Dos ahogamientos muy evitables

El mar vuelve a cobrarse dos nuevas tragedias en la ciudad en estas dos últimas semanas. Por desgracia ambas muertes han sido muy fortuitas y quizás evitables si se hubieran extremado las medidas de seguridad ya que no es la primera vez que ocurren sucesos parecidos. Dos ahogamientos, en la Playa de Orzán y en el puerto, han vuelto a ser noticia repitiéndose de manera casi continua. 

Un joven africano tragado por el mar
Otra nueva muerte en las playas de Riazor-Orzán calificadas como unas de las playas urbanas más peligrosas de España aunque este hecho parece que se intenta silenciar. Una de las consecuencias de las costosas ampliaciones de esta franja litoral arenosa, como se ha denunciado repetidamente en este blog, es la alteración del perfil de las dos playas, incrementándose la pendiente en la orilla, factor que unido al tipo de arena, sedimentos de cantera, convierte la zona más concurrida por los bañistas en una deslizante orilla que encima es batida con fuerza por el oleaje al descargar toda su energía sobre el pronunciado cambio de inclinación del sustrato. Si sumamos las corrientes que entran sin obstáculos en la ensenada, nos podemos encontrar de golpe después del chapuzón en una situación parecida a la de caer en mar abierto, zarandeados por la peligrosa dinámica marina. Para una persona de fuera o que no nade bien, el susto puede acabar en pánico y finalmente en una terrible muerte.

Homenaje en la Coraza a Moussa Cisse, joven senegalés de 17 años ahogado en la Playa de Orzán 
El último ahogamiento se produjo hace unos días de un joven senegalés que llevaba viviendo 9 meses en la ciudad con su familia. Murió tras ser tragado por la trampa del escalón arenoso, cayendo en un pozo del que ya no salió. Se confió en la poca profundidad para ir a buscar la pelota con la que jugaba junto a otros compañeros del club de fútbol en el que milita. Deportivo Cristal. 

A pesar de que año tras año, la lista de ahogados sigue aumentando (existe un monumento que  recuerda una de las mayores de estas tragedias en La Coraza) las autoridades no parecen ser conscientes de que es necesaria la señalización de gran parte de estas playas como prohibida para el baño o al menos advirtiendo la peligrosidad de sumergirse en esas aguas. Nuria Rodríguez, la presidenta de la Federación Gallega de Socorrismo y Salvamento Marítimo, conoce muy bien Orzán por ser una de las playas donde más rescates se hacen cada verano. El fatídico escalón, las corrientes y el oleaje explican este hecho, en opinión de Nuria. También recomendó que no solo se debe contratar servicio de vigilancia en la época estival ya que cuando hay buen tiempo fuera de esos días de verano, como está pasando en esta Semana Santa, los arenales se llenan de gente. 

Este descuido municipal, quizá no casual, destaca más al ver el uso de Riazor y Orzán como reclamo turístico o rescatando de las hemerotecas aquellos altisonantes titulares de prensa en los que se resaltaba la conversión de estas dos playas urbanas de Koruña en una sola tras ser por fin unidas saltándose el límite de la Coraza, antigua muralla de la ciudad. Incluso se han llegado a hacer comparaciones con la playa de Copacabana. Lo cierto de todo esto es que el desarrollo de la ciudad se tragó gran parte de la franja arenosa original. Donde debía haber un acantilado con algo de arena se ha echado una mezcla desagradable al tacto de arena y tierra ampliando la costa varios cientos de metros mar adentro. El resultado, aunque engañe la imagen de postal del blanco arenal, ha sido nefasto, no solo por lo antes comentado en el artículo, además los temporales entran cada año con fuerza rebasando el límite de la costa artificial y la duna que todos los otoños se levanta. 

En el otro lado de la ciudad también se ahoga la gente
Otra negligencia de la Autoridad Porturaria y el Ayuntamiento se ha cometido en la Marina, donde tenemos varias zonas de ocio nocturno en pleno muelle. De noche, con escasa luz, la gente que sale de la fiesta en estado de embriaguez, puede acabar con sus huesos en el fondo del mar tras caer por el muelle sin barandillas que impidan una mortal caída. En menos de cuatro semanas dos personas han muerto de la misma manera. precipitándose al mar. La última de estas víctimas fue el actor Eumés, Mateo González después de salir del club Náutico.

Nuevas barreras anti-caídas que se colocarán en el puerto a pocos metros del cantil
Han tenido que ocurrir estas dos muertes para que desde el Ayuntamiento hayan anunciado la creación de un perímetro de obstáculos desde el Club Náutico hasta O Parrote para impedir que vuelvan a producirse sucesos parecidos. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tú Koruño o simpatizante de Koruña City cuál es tu opinión???